A que no sabías esto del vestido de La Cenicienta

Tras su estreno a finales de marzo, el público aplaudió mucho más allá de los efectos visuales y de la historia que Disney nos contó de peques. Esta vez, la atención se desvió más hacia el vestido de La Cenicienta, una pieza llena de ilusiones ópticas, materiales exóticos y otros secretos que hoy os compartimos. 

Tras una entrevista con Sandy Powell, la vestuarista que confeccionó el sorprendente vestido azul lucido por Lily James en la nueva película de La Cenicienta de Walt Disney, nos enteramos de varios detalles acerca de cómo creó ese vestido que enamoró a grandes y a chicos.

Por ejemplo:

  • ¿Sabías que se confeccionaron 8 versiones del vestido? Y lo más curioso, es que cada una de ellas son totalmente distintas, algunos son más largos y otros más cortos. Otros tenía incluso agujeros sobre la espalda para que funcionara el arnés.
  • Aunque suena exagerado, Sandy comentó que se llevaron unas ¡4 mil horas! para hacer las versiones del vestido de Cenicienta.
  • El vestido tenía una función oculta en la cintura. El diseño hacia que esta parte del cuerpo se apretara de sobremanera al punto en que se le recomendó a Lily respirar profundo cuando este llegara a su pecho, así se haría más pequeño.
  • La capa superior del vestido está hecha con crepelina, una seda muy fina y ligera.La parte inferior del vestido está hecha de Yumisima, un material muy caro y fino que flota cuando se tira al aire.

Os dejamos con la entrevista en inglés realizada a Sandy Powell. En la misma comenta que pensó que el vestido tendría que ser además del más hermoso, sencillo pero maravilloso a la vez:

¿Sorprendente verdad? Además de todo ésto, se cree que el vestido de La Cenicienta costó al rededor de 12 mil dólares, centavo a centavo fueron dando forma a casi 3 millas de hilo y 250 metros de tela.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comments

comments